Contacta con nosotros en el 910 060 128 o a través de informacion@andasur.com

ROESB 0280-AND-650

Los xilófagos tienen la capacidad de regular la temperatura de las selvas tropicales y adaptarse a los cambios climáticos. En la naturaleza, cada uno tiene un importante papel que desempeñar y, las termitas, a pesar de su mala reputación, no son menos.

El equipo dirigido por Louise Ashton de la Universidad de  Hong Kong y Paul Eggleton, del departamento de las ciencias del Museo de Historia Natual de Londres, acaban de encontrar evidencias de cómo las termitas contribuyen al buen mantenimiento de las selvas tropicales de Bornero gracias, en particular, a una regulación de la humedad del suelo.

Las termitas tienen mala reputación por su tipo de alimentación. Al comer madera y debilitar viviendas donde se refugian e incluso cultivos. Pero la verdad es que no todas estos xilófagos son iguales, y solo un 4% de casi las 3000 especies que existen de termitas son realmente consideradas como parásitos. Estos insectos se encuentran por todo el mundo, aunque, dadas las condiciones climáticas, son más numerosas en los ecosistemas tropicales.

El descubrimiento de que las termitas ayudan a evitar la sequía se hizo en la isla de Borneo entre 2015 y 2016, cuando los investigadores analizaron varias parcelas muy dispersas en las que detectaron que las zonas en las que había termitas, la humedad del suelo era un 36% más elevada que en las parcelas donde no había presencia de los xilófagos. La presencia de termitas también hacía que las plantas trepadoras de la zona tuvieran un 51% más de posibilidades de sobrevivir.

“logo

CERTIFICADOS ANDASUR CONTROL DE PLAGAS

“Certificaciones