Contacta con nosotros en el 910 060 128 o a través de informacion@andasur.com

ROESB 0280-AND-650

Ya sabemos que la naturaleza nunca deja de sorprendernos. Hoy, traemos el ejemplo de la construcción de termiteros, donde estos insectos sociales son capaces de construir su colonia con unas condiciones adecuadas para su supervivencia, algo que ha sorprendido a científicos y a inspirado a arquitectos.

Y es que, las termitas son capaces de dotar a su termitero de una una temperatura prácticamente constante de 30ºC, así como de una humedad y calidad del aire que les permite sobrevivir en él. Además, son capaces de hacerlo en cualquier lugar, ya que, dependiendo de la zona en la que habiten, la construcción del termitero se vuelve más compleja para lograr la esctructura de canales adecuada y conseguir el objetivo.

Es decir, si las termitas viven en una zona donde la temperatura puede llegar a los 40ºC de día y los 2ºC de noche, estas adecúan el termitero de forma que la temperatura se mantenga de forma estable en torno a los 30ºC. Y no solo la temperatura, sino que también son capaces de mantener la humedad adecuada, evacuar el dioxido de carbono que general y permitir la entrada de oxígeno. Un trabajo similar al que realizan los pulmones. 

Esto lo consiguen porque, cuando la luz del sol incide en las paredes de los montículos durante el día, el aire de las zonas exteriores está más caliente que el de la parte central. Como el aire caliente tiende a ascender, se crea una célula de convección: el aire caliente va desplazándose hacia abajo a medida que se enfría en la chimenea central, permitiendo la llegada de oxígeno a la parte inferior. 

Ya por la noche, las termitas salen por la base del montículo para recoger comida aprovechando que las temperaturas han bajado. En ese momento, el sistema de ventilación se invierte, ya que el exterior está más frío que el interior y el aire cargado de dióxido de carbono del interior Edificio inspirado en termiterodel montículo sale hacia fuera. Gracias a este sistema de ventilación, las termitas son capaces de regular el calor y la humedad. Además, las termitas también consiguen regularlo tapando conductos y abriendo otros nuevos, dependiendo de las necesidades del termitero.

Mick Pearce construyó el centro comercial Eastgate Building en Zimbabwe inspirado en la construcción de los termiteros. Así pues, construyó cuatro paredes gruesas de obra en el exterior y un vestíbulo de siete pisos de altura dentro de esas cuatro paredes. El funcionamiento es el mismo: el aire del exterior entra a través de los conductos de ventilación y el material del edificio lo calienta o lo enfría según qué esté más cálido: el hormigón de la estructura o el aire. Con este sistema se utiliza un 90% menos de energía para la ventilación edificios similares a su tamaño.

“logo